► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

sábado, 29 de enero de 2011

Argentina: El NEA, la zona más empobrecida


Ni la reducción de la pobreza que el país ha experimentado durante la última década por el crecimiento de la economía y el empleo, ni la instrumentación de planes sociales como la asignación por hijo alcanzaron para borrar las enormes...
 desigualdades regionales que reflejan los índices de la realidad social. Un habitante del nordeste argentino, por ejemplo, tiene casi cinco veces más probabilidades de caer bajo la línea de la pobreza que sus compatriotas de la Capital Federal.


Esta situación desigual, que está ligada con los niveles de empleo, educación y formalidad laboral imperantes en cada región, también se reproduce a uno y otro lado de la General Paz: mientras que en la Capital Federal hay un 8,6% de pobres, en los 24 partidos del conurbano bonaerense la tasa asciende al 24 por ciento.

Esos índices corresponden a un informe del Centro de Estudios del Banco Ciudad, basados en estimaciones del costo de la canasta básica, hechas por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL). Según estos cálculos, la pobreza en los centros urbanos de todo el país asciende al 23,3%, casi el doble del 12% que informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en su última medición, pero menos de la mitad de los porcentajes que había en 2003. La tasa de indigencia, en tanto, se ubica en el 8,2% de la población (contra el 3,1% que informa el Indec).

Los índices del citado informe son, de todas formas, más reducidos que los estimados por centros de estudios privados. La consultora Ecolatina, por ejemplo, sostiene que son pobres el 30,9% de los habitantes de la Argentina.

‘El norte argentino es la zona más castigada por el flagelo de la pobreza, con tasas superiores al 40% en el Nordeste y cercanas al 34% en el Noroeste. Esto marca que, tras ocho años de fuerte crecimiento, importantes zonas del país continúan socialmente relegadas‘, sostiene el informe elaborado por el centro de estudios económicos que dirige Luciano Laspina. El estudio postula que, a diferencia de lo que ocurría en los 90, la pobreza no crece ahora de la mano del desempleo, sino de la informalidad laboral y de la inflación.

Coincide en este punto Ernesto Kritz, de SEL Consultores. ‘En el NOA y en el NEA, hay un peso mayor de la informalidad, y los ingresos de los informales están bastante por debajo de los formales. El grueso de la pobreza hoy está en los que tienen ingresos informales‘, afirmó.

Curiosamente, las políticas de subsidios del gobierno nacional están más concentradas en el transporte y la energía de los habitantes de la región metropolitana que de las provincias del Norte, donde se paga más por los mismos servicio

En este sentido, Jorge Colina, investigador jefe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), advierte que parte de la explicación también hay que buscarla en las diferentes tasas de empleo en los distritos. Así, mientras que en la ciudad de Buenos Aires la tasa de empleo es del 50,9%, en el conurbano cae al 42,7%. Y en el Nordeste sólo llega al 35,1 por ciento.

‘Los peores indicadores laborales se dan en el NEA y el NOA. Las tasas de ocupación y de empleo asalariado formal también son inferiores al resto del país -afirma Colina-. La población en esas zonas tiene menores niveles de educación y de formación para el trabajo. Si es un hombre, se termina insertando en un empleo más precario o informal que en la zona metropolitana. Y si son mujeres, ni siquiera participan del mercado laboral.‘

Fuente: el-litoral.com.ar