► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

lunes, 13 de julio de 2015

Asisten en red a las personas que están en situación de calle

Resultado de imagen para los sin techoPrint Friendly and PDFPor 

La Fundación Lumen Cor creó un sistema de atención integral con profesionales que están interconectados; trabajan en las parroquias.


Faltan unos minutos para las 16 y ya más de 20 personas en situación de calle esperan en fila, a la sombra, en un costado de la iglesia Inmaculado Corazón de María, en el extremo norte de la plaza Constitución. Algunos con colchones, frazadas o cualquier cosa que encuentran para resguardarse del frío. Otros, con cochecitos y bebes en brazos.
A las 16 en punto se abre la puerta y las personas ingresan para recibir la merienda y todo tipo de apoyo en temas como vivienda, subsidios habitacionales, trabajo, educación y salud, entre otros. Jorge Vega ingresó como voluntario a las Noches de la Caridad, una iniciativa surgida del seno de diferentes parroquias de la ciudad de Buenos Aires en la que grupos de voluntarios salen a recorrer las calles para llevar un plato de comida caliente a las personas en situación de calle.
"Después de la Noche de la Caridad te quedás con sed, con ganas de más, porque la gente tiene un montón de problemas y no alcanza con lo que podés hacer en una noche. Y quisimos dar un paso más", cuenta Vega, quien creó la Fundación Lumen Cor para armar un programa de contención integral.
"«Lumen Cor» significa «el corazón es la luz», y sentíamos que irradiábamos un poco de luz cuando visitábamos a la gente en situación de calle. Se nos ocurrió entonces construir una red de profesionales a la que llamamos la Red del Posadero, que funcionaría en las parroquias porteñas. Equipos multidisciplinarios de voluntarios profesionales de las áreas de la salud, el trabajo social y la abogacía podrían trabajar todos los días y hacer un seguimiento permanente de las dificultades de estas personas en estado de vulnerabilidad social", agrega Vega.
De hecho, ya son 15 los equipos de la red que están funcionando, y la idea es seguir creciendo. Para eso, necesitan muchos más voluntarios profesionales que quieran sumarse para lograr la reinserción social de las personas en situación de calle y alta vulnerabilidad. Los "posaderos" se ponen al servicio de los grupos de voluntarios que hacen recorridos nocturnos.
En la iglesia Inmaculado Corazón de María funciona uno de los equipos. Después de la merienda, los beneficiarios se acercan al salón, donde los esperan seis voluntarias. Ellas escucharán sus historias de vida para darles posibles soluciones. "Claudio tiene 44 años y desde hace dos años y medio está en situación de calle. Vivía frente a la plaza, con un carrito en el que juntaba cartones. Le daban mercadería en la parroquia y lo ayudamos a hacer su DNI. Un día lo notamos cansado. Estaba bajando de peso y se acercó a pedir ayuda porque le faltaba fuerza. Tenía una úlcera profunda en la cara, una herida con hongos, le faltaba piel. Lo bañamos, le dimos de comer y lo llevamos al hospital Muñiz. Tenía fiebre y quedó internado. Le están por dar el alta. Lo fuimos a visitar y no podía creer que fuéramos a verlo", cuenta Elizabeth Ríos, coordinadora del grupo, enfermera en el hospital Garrahan de día y voluntaria de la red los jueves por la tarde.
El primero en aparecer después de la merienda es Rogelio. Trabaja en la construcción. Producto de un accidente, quedó con una discapacidad en las manos. Viene porque quiere renovar su subsidio habitacional. Gabriel llega con una mano vendada por un accidente que tuvo cartoneando con su carreta y no puede trabajar. Está viviendo en el parador de Retiro del gobierno porteño y necesita conseguir otro carro. Y así se sucederán las historias, las necesidades, las ayudas.
"Es una movida de laicos. El papa Francisco, cuando aún era arzobispo de Buenos Aires, nos preguntó: «¿Qué los mueve?», y le contestamos que lo único que nos mueve es el amor. Sin pensarlo, dijo: «Los vamos a acompañar». Desde entonces, el proyecto empezó a multiplicarse en las parroquias de Buenos Aires. Arrancamos a fines de 2013 y ya asistimos a unas 1000 personas con las Noches de la Caridad, Cáritas, instituciones públicas y privadas", explica Vega.
Para colaborar, hay que escribir a posaderos@lumencor.com.ar o ingresar awww.lumencor.com.ar.
Fuente: lanacion.com