► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

martes, 8 de septiembre de 2015

¿Educación ciudadana o manipulación política?

Resultado de imagen para libro dibujoPrint Friendly and PDFPor  

¿Es posible que a esta altura de los tiempos se le pueda ocurrir a un organismo oficial de gestión peronista impartir lecciones ciudadanas bajando línea a menores de edad con la figura de las mujeres justicialistas?


Eva Perón en la tapa. Cristina Kirchner en una de las páginas interiores. Me refiero a la revistita infantil de juegos infantiles distribuida en plazas por el Ministerio de Desarrollo Social, destinada a chicos de cuatro años o poco más, con el objetivo supuesto de educarlos en sus derechos.
La politización de los contenidos educativos que hizo el primer peronismo debería estar grabado a fuego en la memoria colectiva argentina como esos hitos que más vale la sociedad no repita. En buena parte de la sociedad así lo está.
El "Yo amo a Evita" y Eva Perón identificada con una hada buena en los textos educativos son parte de un arsenal ideológico que deberían estar totalmente superado.
El problema quizás no es tanto la manipulación sobre la mente de los chicos. Una tesis de Silvina Gvirtz, doctora en Educación, apunta en ese sentido: que muchos maestros de aquellos tiempos salteaban esas lecciones, que no llegaban entonces a sus alumnos. En el caso del rompecabezas, una ficha no alcanza probablemente para tergiversar adhesiones políticas.
Son inconcebibles esas estrategias pretendidamente educativas en un gobierno respetuoso de los derechos de los niños
¿Qué es lo que me alarma entonces? Es el desparpajo con la que toda un área de la administración nacional kirchnerista, que debería precisamente velar por una cultura de respeto a los chicos, desdice esa misión. Son inconcebibles esas estrategias pretendidamente educativas en un gobierno respetuoso de los derechos de los niños.
Identificar a un presidente puntual de la República, no importa cuál, con el Estado es como mínimo un error de concepto grave acerca de lo que el "Estado" argentino significa, con su división de poderes que, aunque utópica, debería ser una lección de instrucción cívica que cada gobierno tendría que destacar sin cesar.
¿Por qué no poner en la ficha del rompecabezas que corresponde a "Estado" una imagen del edificio del Congreso, por ejemplo? Más que en la figura de una presidenta puntual, en esa institución se sintetiza uno de los juegos más ricos de la democracia, el del respeto de las minorías por parte de las mayorías. Un concepto que, precisamente, la revista también niega con el sesgo partidario que incluye.
Esa identificación de Cristina con el Estado significa, además, confundir dos nociones muy delicadas para una democracia como la de "gobierno" y "Estado".
Como un libro de texto escolar que incluye datos equivocados, sólo por esos "errores", la revista debería se retirada de circulación. Eso sería respetar a los niños.
Fuente: lanacion.com.ar