► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

miércoles, 26 de agosto de 2015

Desnutrición, inequidad y salud pública

Print Friendly and PDFHéctor Moguilevsky


El problema de la desnutrición en nuestro país no es reciente, sino que es endémico en numerosas provincias y cada tanto toma estado público.
Multitud de datos demuestran que los niños menores de 5 años que viven en situación de pobreza son más vulnerables a contraer diversas enfermedades (tanto físicas como mentales) y a morir como resultado de ellas.
La gestión del Dr. Ramón Carrillo a fines de la década de 1940 trató de enfrentar ésta realidad, desarrollando un Sistema Nacional de Salud (original para la época) financiado por la Nación y con el objetivo de mejorar las diferencias interjurisdiccionales. Durante su gestión se duplicó la capacidad instalada de establecimientos sanitarios con fuerte presencia e inversión del Ministerio Nacional en todas las jurisdicciones. Sin embargo, a partir de 1955 comenzó un proceso de descentralización con traspaso de los establecimientos sanitarios a las provincias. A fines de la década del 70 se transfirieron 65 Hospitales de Nación a Provincias -sin transferir los fondos para su financiamiento- proceso que continuó y prácticamente se completó- a comienzos de la década del 90. Esta descentralización no obedeció a criterios de equidad y eficiencia, sino a aspectos financieros, para desentenderse del gasto. En la mayoría de los casos las provincias no estaban preparadas ni técnica ni económicamente para hacerse cargo de los programas o de los establecimientos.
Es oportuno recordar que por las características del sistema federal en nuestro país, las provincias no han delegado en la Nación el tema Salud. El Gobierno Nacional puede influir en la temática socio-sanitaria a través de tres mecanismos principales: 1° Programas Nacionales con objetivos específicos y con financiamiento propio o externo, 2° el Sistema de Obras Sociales Nacionales y 3° el Consejo Federal de Salud (COFESA). Se transfiere actualmente -a través de planes sociales- una cifra muy significativa (cercana a los $160.000 millones), que se duplicó en dos años. Es posible que los numerosos Programas Nacionales actualmente en ejecución hayan aliviado en parte el sufrimiento de los grupos poblacionales más desposeídos, pero la cruda realidad muestra que la problemática persiste y es muy significativa. Como las jurisdicciones en las que residen mayoritariamente los grupos más vulnerables no pueden resolver por sí solas una problemática de ésta magnitud, es evidente que el único mecanismo posible para enfrentarla es que el Gobierno Nacional recupere el protagonismo y el rol rector que supo tener hace décadas y que a través de un enfoque multisectorial rediseñe y financie una nueva estrategia tanto para los numerosos y costosos Programas Nacionales actuales (hasta ahora evidentemente insuficientes y sobre todo ineficientes) como con obras de infraestructura enfocadas en solucionar o aliviar la inequidad socio-sanitaria.
Héctor Moguilevsky fue Secretario de Políticas y Regulación Sanitaria del Ministerio de Salud de la Nación.
Fuente: clarin.com