► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

miércoles, 3 de junio de 2015

Observatorio de pobreza: índices estimados según los datos del Índice Barrial de Precios

Print Friendly and PDFConocer  el nivel y la evolución  los indicadores de pobreza e indigencia de nuestro país, es una de las principales herramientas para poder evaluar el desempeño general de la política económica y social. Un diagnóstico correcto de la actual situación socioeconómica nacional, permitirá diseñar  políticas públicas adecuadas que hagan foco en los sectores de menores recursos y de esa manera reducir la incidencia de la pobreza e indigencia en Argentina.

Este informe presenta las estimaciones de pobreza e indigencia que realiza el CIPPES para el segundo semestre de 2014 (diciembre de 2014). Esta valoración se basa en el enfoque del ingreso (o método indirecto) consistente en calcular el ingreso mínimo, o línea de pobreza que identifica a aquellos hogares donde no se satisfacen las necesidades básicas de consumo (Canasta Básica Total) por no contar con ingresos suficientes para superar dicha línea. De la misma manera se procede con la línea de indigencia, la cual indica la Canasta Básica de Alimentos que una familia necesita para poder satisfacer su requerimiento calórico diario durante un mes.
La metodología de líneas de pobreza o método indirecto es el mismo que utilizaba el INDEC hasta su última publicación de datos referidos a pobreza e indigencia, pero la diferencia principal con el organismo nacional se presenta en la valuación de los bienes que componen la Canasta Básica Alimentaria. Para tales fines nuestras estimaciones utilizan los datos del Índice Barrial de Precios por el cual 400 voluntarios de la organización social Barrios de Pie relevan mensualmente más de 28 mil precios de la Canasta Básica Alimentaria, en 1.229 comercios de las provincias de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Salta y Tucumán. Una vez valorada la Canasta Básica Alimentaria, se expande dicha Canasta por la inversa del coeficiente de Engel[1] para poder obtener la Canasta Básica Total. Luego se toman datos del ingreso total de los hogares relevados por la EPH (INDEC) para poder contrastarlos con el valor de las Canastas Básicas Alimentarias y las Canastas Básicas Totales, y de esa manera estimar la cantidad de personas en condición de indigencia y de pobreza[2].
En Argentina a diciembre de 2014, 12,28 millones de personas viven en condiciones de pobreza y 2,74 millones bajo indigencia o pobreza extrema. Esto representa un 29,29% y un 6,54% de la población, respectivamente. En junio 2013, había 10,95 millones de personas en situación de pobreza en Argentina (26,41%) y 2,37 millones de personas en situación de indigencia (5,72%). Es decir, en este periodo más de 1,3 millones de personas cayeron en situación de pobreza y casi 400 mil personas cayeron en situación de indigencia. Estos datos viene a confirmar que la situación de la pobreza e indigencia ha empeorado notablemente desde mediados del 2013 y se ha estabilizado en estos altos niveles. Para saber si el actual nivel de pobreza e indigencia es un nuevo nivel de estabilidad habrá que observar la evolución de la economía en los próximos meses, en espacial hay que seguir variables tales como inflación, costo de alimentos, evolución salarios nominales y reales, devaluación, nivel de actividad y desempleo.
Si comparamos diciembre 2014 con diciembre 2013, se confirma que durante 2014 la pobreza e indigencia se ha estabilizado en niveles superior a los de junio 2013. En 2014, la tasa de pobreza se redujo levemente desde 29,46% (o 12,22 millones de personas) en diciembre 2013 al 29,29% (o 12,28 millones de personas) en diciembre de 2014. Significando esto 67 mil personas menos en condiciones de pobreza. La tasa de indigencia mostró un comportamiento similar, pasando de 6,85% (o 2,84 millones de personas) en diciembre 2013 al 6,54% (o 2,74 millones de personas) en diciembre 2014, lo cual implica casi 100 mil personas menos en tal condición.
Si en cambio, analizamos la evolución durante el 2014, observamos que en la primera mitad del año hubo un fuerte aumento de la pobreza e indigencia y que luego cayó, volviendo al nivel prevalente al inicio del periodo. Esta dinámica se refleja en los datos si tenemos en cuenta que la tasa de pobreza era 29,46% (o 12,22 millones de personas) en diciembre 2013, aumentó fuertemente a 31,46% (o 13,2 millones de personas) en junio de 2014 y cayó a 29,29% (o 12,28 millones de personas) en diciembre de 2014. Así mismo, la tasa de indigencia aumentó de 6,85% (o 2,84 millones de personas) en diciembre 2013 a 7,57% (o 3,17 millones de personas) en junio de 2014 y volvió a bajar a 6,54% (o 2,74 millones de personas) en diciembre 2014.
Una posible explicación de la evolución de la pobreza e indigencia durante el 2014 es la siguiente. La devaluación de fines de 2013 y principios de 2014 impacto fuertemente en los precios de los bienes de primera necesidad (el IBP se incrementó interanualmente en torno al 45% en el segundo trimestre de 2014), sin que los ingresos pudieran acompañar tal aumento (el ingreso per cápita familiar se incrementó en solo 25%), lo que determinó un enérgico incremento de las tasas de pobreza e indigencia en el segundo trimestre de 2014. Al cierre de 2014 los precios muestran una  desaceleración, de la mano de una recesión creciente y una reducción de las expectativas de devaluación en el corto plazo. Dicha desaceleración de los precios, conjuntamente con un incremento de los salarios y jubilaciones determinó una baja de la pobreza con respecto al segundo trimestre de 2014 y un retorno a los ya elevados niveles de fines de 2013.
Comparando los datos de pobreza e indigencia del CIPPES con los del Indec tenemos que la estimación de tasa de pobreza realizada por CIPPES para diciembre 2014 es 29,29% (o 12,28 millones de personas en tal condición) y de 6,54% la de pobreza extrema (o 2,74 millones de personas en indigencia). Los últimos datos oficiales publicados por INDEC indican una tasa de pobreza a nivel nacional de 4,66% (equivalente a 1,95 millones de personas) y una tasa de indigencia de 1,44% (o 603 mil indigentes) para Argentina en el primer semestre de 2013. Dichas afirmaciones, implicarían que las estadísticas oficiales estarían invisibilizando 10,33 millones de personas en condición de pobreza y 2,13 millones de personas en pobreza extrema o indigencia.

La situación en las provincias:

En la provincia de Buenos Aires a diciembre de 2014 las tasa de pobreza se mantuvo constante con respecto a diciembre de 2013, indicando en ambos períodos que el 29,5% (4,86 millones de personas) de la población estaba en dicha condición. En relación a junio de 2014 la tasa de pobreza se redujo desde 33,06% (5,45 millones de personas) a 29,5% (4,86 millones de personas) en diciembre de 2014. Tal reducción en relación a junio de 2014 implica que más de 588 mil personas salieron de la condición de pobreza. La tasa de indigencia a diciembre de 2014 en la provincia de Buenos Aires alcanzó al 7,39% (1,21 millones de personas) de la población, mientras que un año atrás tal indicador era de 6,83% (1,11 millones de personas), es decir, que más de 100 personas ingresaron en condición de pobreza extrema en relación a un año atrás.Con respecto a la última medición, la tasa de indigencia en la provincia de Buenos Aires pasó de 8,24% (1,35 millones de personas) en junio de 2014 a 7,39% (1,21 millones de personas) en diciembre de 2014, representando esto que 139  mil personas han podido salir de la condición de pobreza extrema.
Comparando la  incidencia de la pobreza actual con los de la década pasada, en el Conurbano Bonaerense se la estimó para diciembre de 2014 en 30,33%, lo que representa 3,27 millones de personas en tal condición. En relación a los valores de la década de los noventa, la misma se encuentra entre el promedio para 1990-94 (del 28,5%) y el promedio para 1995-99 (del 31,8%). Tomar el año 2003 como punto base de comparación para observar la evolución de la tasa de pobreza e indigencia no parece adecuado, ya que en ese momento, recién nuestro país se estaba recuperando de una de las peores crisis de su historia. Una base más razonable sería los valores promedio de la década del 90. El nivel actual del indicador de pobreza revela una situación más compleja que el promedio de la década del 90 en el Conurbano Bonaerense. El análisis de largo plazo se efectúa sólo en el Conurbano, ya que INDEC en la década del 90, establecía la tasa de pobreza nacional  sólo con los datos de este aglomerado. Con respecto a la primera medición realizada por el CIPPES, la tasa de pobreza en junio de 2012 en el Conurbano Bonaerense pasó del 29,59% (o 3,02 millones de personas) al 30,33% (o 3,27 millones de personas) en diciembre de 2014. En el Conurbano Bonaerense existen 249 mil personas más en condiciones de pobreza que hace sólo dos años.
En Córdoba en diciembre de 2014 el 31,77% de la población vive bajo el umbral de pobreza y el 6,66% bajo la indigencia. Esto representa a casi 1,09 millones y a 228 mil personas respectivamente. En diciembre de 2013 la tasa de pobreza era de 26,8% y la de indigencia 8,76%, es decir, 177 mil personas más y 69 mil personas menos en condiciones de pobreza e indigencia con respecto al año anterior, respectivamente. En junio de 2014 la tasa de pobreza era de 32,26% (16 mil personas menos) y la indigencia era de 8,33% (57 mil personas menos). Esto implica que con respecto a junio de 2014, 16 mil personas salieron de la pobreza y 57 mil salieron de la indigencia.
La provincia de Chaco exhibe a diciembre de 2014 un porcentaje de pobreza de 51,84% (564 mil personas) y de indigencia de 13,48% (146 mil personas), mientras que a diciembre de 2013 dichos indicadores se ubicaban en 46,98% y 19,11%, respectivamente. Se estima que entre 2014 y 2013 para el mes de diciembre, en Chaco 56 mil personas entraron en condición de pobreza y 59 mil salieron de la indigencia. En junio de 2014 la tasa de pobreza y la tasa de indigencia eran de 48,52% y 11,99%.
La provincia de Salta muestra índices de pobreza e indigencia a diciembre de 2014  de 44,21%(565 mil personas) y 9,95% (127 mil personas), respectivamente.  Un año atrás, la pobreza y la indigencia mostraban tasas de 48,64% y 11,58%, implicando esto 48 mil personas menos en condición de pobreza y 19 mil personas menos en condición de pobreza extrema. A junio de 2014, las tasas de pobreza e indigencia se ubicaron en esta provincia en 45,98% y 10,38%.
La provincia de Corrientes a diciembre de 2014 exhibe una tasa de pobreza de 47,9% (489 mil personas) y de indigencia de 12,41% (126 mil personas), significando esto un incremento en pobreza y reducción de indigencia  contra los indicadores de diciembre de 2013, momento en el cual se ubicaban en 47,04% y 14,3%, respectivamente. En un año en la provincia de Corrientes existen 12 mil personas más en condición de pobreza y más de 18 mil que pudieron salir de la pobreza extrema. En junio de 2014, las tasas de pobreza e indigencia eran de 39,2% y 10,52%, respectivamente.
La provincia de Mendoza presenta a diciembre de 2014 una tasa de pobreza de 30,85% (559 mil personas)  y una tasa de pobreza extrema de 5,78% (104 mil personas), indicando dichas tasas a diciembre del año anterior valores de 26,32% y de 4,19%. En el transcurso de un año, en la provincia de Mendoza 87 mil personas más son pobres y 29 mil personas más no pueden satisfacer sus necesidades alimentarias mínimas.
La provincia de Tucumán presenta a fines de 2014 una tasa de pobreza del 34,75% (521 mil personas) y una tasa de indigencia de 5,32% (79 mil personas), mientras que, un año atrás, la tasa de pobreza era de 35,04% y la de indigencia 8,26%. En un año, en Tucumán se estima que no ha variado la cantidad de personas en condición de pobreza y casi 43 mil personas han salido de la condición de pobreza extrema. A junio de 2014, la tasa de pobreza en esta jurisdicción era de 37,3% y la de indigencia de 6,79%.
Entre los distritos con mayor aumento de la tasa de pobreza entre diciembre de 2014 y diciembre de 2013 se encuentran Chaco (4,85 puntos porcentuales o 56 mil personas más) alcanzando 51,84% de la población a fines de 2014. Córdoba mostró también una fuerte expansión de la tasa de pobreza para el mismo período, desde 26,8% en diciembre de 2013 a 31,77% en diciembre de 2014 (4,96 puntos porcentuales o 177 mil personas más). Por su parte, Mendoza también exhibe un incremento de su tasa de pobreza, al pasar de 26,32% en diciembre de 2013 al 30,85% en diciembre de 2014 (4,52 puntos porcentuales o 87 mil personas más). Sólo en dos provincias, Salta y Tucumán, de todas las que relevan el índice barrial de precios, se percibió una baja en los indicadores de pobreza. En Salta, pasando del 48,64% a diciembre de 2013 al 44,21% en diciembre de 2014  y en Tucumán, desde el 35,04% en diciembre de 2013 a 34,75% en diciembre de 2014.
La tasa de  indigencia tiene un comportamiento distinto a la tasa de pobreza en el último período en análisis, que va de diciembre de 2014 a diciembre de 2013, mostrando un aumento  sólo en dos distritos, Mendoza  (1,59 puntos porcentuales o 29 mil personas más) y Buenos Aires (0,56 puntos porcentuales o 107 mil personas más).  Por otro lado, en 5 de las 7 provincias relavadas con el índice barrial de precios  la tasa de pobreza extrema se redujo con respecto a un año atrás: Chaco (5,63 puntos porcentuales o 59 mil personas menos), Tucumán (2,94 puntos porcentuales o 42 mil personas menos), Córdoba (2,10 puntos porcentuales o 69 mil personas menos), Corrientes (1,88 puntos porcentuales o 18 mil personas menos) y Salta (1,63 puntos porcentuales o 19 mil personas menos).
CIPPES Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales