► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

viernes, 7 de octubre de 2011

ADEPA denuncia represalias y persecuciones a la prensa


Signos de hostigamiento, represalias y persecuciones con el soporte del aparato estatal afectan la vigencia de la libertad de prensa en el país, advirtió ayer la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) al analizar el escenario en el que se desenvolvió la tarea de los medios en el último año.
En un muy crítico documento, elaborado por la Comisión de Libertad de Prensa e Información, la entidad, que reúne a más de 180 medios periodísticos de todo el país reclamó "más prensa libre para una sociedad más libre y voces plurales para una sociedad plural".
Según el diagnóstico de ADEPA, las principales amenazas que comprometen la libertad de prensa son los agravios a periodistas y directivos de medios independientes, los bloqueos a la distribución de diarios y revistas , el propósito de controlar la producción de papel y la consolidación de un bloque de medios afines al Gobierno, incluida la consagración de la agencia de noticias Télam como instrumento de propaganda oficial.
La presentación del sintético y contundente documento, que resume en 19 párrafos los peligros que hoy afectan el ejercicio del periodismo, fue hecha por el presidente saliente de la entidad, Daniel Dessein, y el vicepresidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Guillermo Ignacio, en la 49a asamblea anual de la institución. Al concluir la jornada, Carlos Jornet, director de La Voz del Interior, fue elegido nuevo presidente de ADEPA.
El documento tuvo el respaldo de sectores de la oposición y de organizaciones civiles, que alzaron su voz contra el uso de recursos en beneficio de la propaganda oficial y la falta de una ley de acceso a la información pública.
En el documento, ADEPA declaró que "pese a que formalmente todavía se puede decir lo que se piensa, quien lo hace queda expuesto a la represalia y la persecución".
Entre otros riesgos inquietantes que en el último año proyectaron sombras sobre la libertad del trabajo periodístico, el informe menciona el ejercicio del "poder con voluntad hegemónica", el intento oficial de construir un pensamiento único y la adulteración de la información económica que "manipula y distorsiona la realidad".
"Durante el último año ha seguido creciendo sobre el conjunto de la sociedad argentina una concepción totalizadora del poder. Esta no admite opiniones críticas y se propone instalar en la conciencia colectiva el discurso de quienes gobiernan", denunció ADEPA.
"Lejos de disiparse, las sombras que en los últimos años se proyectan sobre la libertad de prensa han adquirido nuevas y peligrosas formas, que apuntan a la consagración de un discurso único y al sistemático debilitamiento de la crítica y el disenso", se advierte en el documento.
El informe de ADEPA describe un escenario preocupante, marcado por un hostigamiento moral, administrativo y financiero, desplegado a través de diversas herramientas y con recursos públicos", que apunta a "deslegitimar a periodistas y medios independientes, y a fortalecer un sistema comunicacional al servicio del Gobierno".

El riesgo de informar

En diálogo con LA NACION, Ignacio amplió el análisis y denunció "las preocupantes expresiones que surgen desde lo más alto del Gobierno y ponen en riesgo la tarea de informar". Citó, como ejemplo, las manifestaciones agraviantes del ministro del Interior, Florencio Randazzo, y del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que "desconocen el rol que le corresponde a la prensa".
"Sin información independiente, la democracia no es posible", señala el documento. Reclama, así, la "vigencia de un pluralismo que no consiste en que muchas voces digan lo mismo, sino en que sean muchas las voces que puedan expresar miradas diferentes sobre la realidad".
El documento de ADEPA es uno de los pronunciamientos más duros de los últimos años. Ya en abril pasado había advertido que la prensa argentina atravesaba "un período de gravedad creciente, en el que se avasalla la libertad de expresión". Mencionaba -y reiteró ayer- el silencio oficial y la inacción policial frente a los bloqueos a las plantas impresoras de Clarín, Olé, LA NACION, La Voz del Interior y Día a Día.
La entidad advirtió ayer que "en nombre de un supuesto interés público, el Gobierno confunde arbitrariamente propaganda oficial con periodismo, transformando a los órganos del Estado en difusores de la doctrina oficialista". Ignacio explicó, al respecto, el crecimiento de la red de medios afines al Gobierno y el empleo de la agencia oficial Télam para difundir la obra del Gobierno, incluso en las escuelas, algo que "no tiene precedentes". Y transmitió la preocupación por el proyecto sobre Papel Prensa, que el oficialismo intenta aprobar en el Congreso.

Al enumerar los ataques sufridos por la prensa, ADEPA señaló:

-El agravio personal y la injuria hacia periodistas y directivos de medios que mantienen su independencia editorial, por parte de funcionarios, de sectores afines al Gobierno o de manos anónimas.

-La arbitraria persecución administrativa dispuesta por diversos organismos públicos para amedrentar y condicionar a aquellos periodistas y directivos.

-La obstrucción de la libre distribución y comercialización de medios de prensa, impidiendo su circulación o su llegada al público.

-El propósito de controlar la producción y distribución del papel para la prensa gráfica, y la ausencia de soluciones concretas para facilitar el acceso a este insumo de las publicaciones de menor dimensión económica.

-La consolidación de un bloque mayoritario de medios periodísticos -gráficos, radiales, televisivos y digitales- a fin de que en todo el territorio nacional sostengan y reproduzcan el discurso gubernamental.

-La manipulación y distorsión de la realidad presente e histórica.

Por el lado del Gobierno no hubo reacciones por las denuncias incluidas en el informe. La única aparición fue la del canciller Héctor Timerman, que a través de Twitter intentó desacreditar al presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Arturo Guardiola, que redactó el informe. Tras la renovación de autoridades, asumirá Dessein, el ahora ex presidente de ADEPA, como titular de la comisión .

Fuente: lanacion.com.ar