► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

jueves, 8 de septiembre de 2011

Clamor de un presupuesto participativo.

Print Friendly and PDFPor Alejandro Serna

Los presupuestos participativos son reconocidos nacional e internacionalmente por aportar trascendentales innovaciones en términos de la democratización de la gestión pública y ser un instrumento capaz de asegurar la participación social que garantiza accesibilidad a eficaces servicios públicos y mejores condiciones de vida digna.
Pasto, es pionero en modelos de presupuesto participativo en Colombia. Allá ellos lo llaman “mingas”, donde los ciudadanos participan en el manejo de sus recursos públicos. Asimismo varios municipios del país lo vienen implementando exitosamente, como es el caso de Bogotá, Medellín y municipios del Eje Cafetero, donde reconocen la importancia de la participación ciudadana a través de la implementación del presupuesto participativo y de la planeación local concertada.
Los presupuestos participativos son el resultado de un ejercicio democrático, donde la comunidad prioriza sus necesidades, decide la destinación y asignación de los recursos que ejecutan las entidades del Estado. Estas obras son concertadas por los mismos habitantes, quienes se emplean construyendo parques y pavimentando vías, realizadas a través de convocatorias públicas lideradas por las Juntas de Acción Comunal y vigiladas por las Contralorías. Aquí la comunidad se capacita, ejecuta recursos públicos, es activa en los procesos de desarrollo de la ciudad y mejoran la percepción de su propio entorno.
Para Neiva sería de vital importancia la implementación de los presupuestos participativos, más aún, cuando se afronta protervos problemas de credibilidad, gobernabilidad y deslegitimación frente a sus ciudadanos. El desamparo y el desconcierto de los Neivanos es total e inocultable. Las figuras de los Ediles y las Juntas de Acción Comunal se encuentran abatidos por la desidia y olvido a la hora de tomar vitales decisiones para sus comunidades, se sienten desamparados por la inexistencia de un oportuno aliento por parte del Estado para la satisfacción de las necesidades en sus comunas.
Soy un convencido que “con la democracia se combate la corrupción” y los malos manejos administrativos, pero sobre todo, con planteamientos incluyentes y equitativos, llevando a las comunidades por las líneas de la participación proactiva y del desarrollo humano, de manera sostenible e integral. Por lo que ¡Neiva clama un presupuesto participativo! Ya.

Fuente: lanacion.com.co