► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

martes, 27 de septiembre de 2011

Argentina celebra el “Día Nacional de la Conciencia Ambiental”

Print Friendly and PDFPor Mercedes Torres

A raíz de un incidente ocurrido en la ciudad de de Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, Argentina, se declaró el 27 de septiembre como “Día Nacional de la Conciencia Ambiental” en memoria de las personas fallecidas como consecuencia de aquel hecho donde un escape de gas cianhídrico ocasionó una gran tragedia.
Es una manera sencilla pero muy válida de ir formando comunidades conscientes acerca de la conveniencia de actuar con respeto y compromiso hacia el lugar en el que nos toca vivir, teniendo siempre presente el daño que le hacemos al medio ambiente (en cualquiera de sus formas) a nosotros mismos, a nuestros conciudadanos y, muy especialmente, a quienes más sufrirán la acumulación de nuestros errores, que serán los habitantes del futuro de nuestra tierra.
La problemáticas actual del medio ambientales permanece aun fuera de la atención de de la población por diversos motivos. Probablemente para muchos no sea lo suficientemente importante como para desarrollar las medidas o estrategias que permitan conectar la gran masa social con el entorno que lo rodea.
Posiblemente, poco a poco, logramos percibir que los métodos con los que se encaran los desafíos sociales son incorrectos. Es fácil encontrar información sobre Cambio Climático, incremento de las intensidades de las sequías, las fluctuaciones de mercado debido a circunstancias ambientales fuera de lo estipulado, la proliferación de la pobreza estructural, pero son más que escasos los informes o artículos que contemplen todos estos aspectos como un conjunto.
Quienes no terminan de comprender las fuertes interacciones que conforman la sustentabilidad pueden llegar a calificarla de mediática o como la moda del momento. Cada día se hacen más evidentes las consecuencias de haber perdido la conexión con la naturaleza.
Tomemos como ejemplo la deforestación indiscriminada. A simple vista es un cruel atentado contra la biodiversidad, tanto al elevar el riesgo de extinción de un gran numero de especies que contienen los bosques como también las fuertes consecuencias de la ausencia de biomas enteros, Grandes extensiones de terreno quedan dañadas e inutilizadas luego del paso de la voraz ambición económica; las poblaciones forestales terminan siendo relegadas a su suerte, viendo así decaer su desarrollo social ante la inminente presencia de tierras desertificadas.
Aquellas comunidades que se encuentran más alejadas de la influencia de los complejos forestales absorben por completo las consecuencias indirectas, como la manifestación de catástrofes naturales de gran magnitud.
Lo que posiblemente para unos sea una simple desconectada actividad de fuerte ímpetu económico, para una pequeña porción de la población, esta puede establecer interacciones en aspectos mucho más amplios y abarcar regiones que parecieran no estar relacionadas. y las consecuencias se verán potenciadas en gravedad cuanto más dependiente sea la actividad a recursos naturales no renovables.
No se debe esperar a que sean las grandes tragedias, ni las catástrofes naturales las que marquen la pauta para tomar una conciencia ambiental sana. Hasta ahora los métodos más populares para la identificación y difusión de la problemática ambiental sólo actúan en pequeños márgenes. Metafóricamente, se puede decir que trabajan sólo en la punta visible del iceberg, ignorando todo lo que permanece oculto bajo las aguas.
Por eso es fundamental el compromiso responsable de los diferentes actores que participan en la sociedad: los representantes estatales, el sector privado y toda la sociedad civil. Y no solo de Latinoamérica, sino del mundo entero.
Cada uno de estos sectores cuenta con herramientas suficientes con las cuales encaminar el compromiso, políticas y programas de control y seguimiento continuo del estado del medio ambiente, la responsabilidad social empresarial como también la participación en tareas voluntarias y solidarias. Las organizaciones de la sociedad civil o no gubernamentales, bajo éste paradigma, hay que asumir la responsabilidad de activar la comunicación e interacción entre cada uno de los sectores sociales.
Pero para llevar a cabo este trabajo unificado, con claros objetivos de mejora para las generaciones venideras, es indispensable que cada uno de los individuos que conformamos la humanidad tomemos la debida Conciencia Social-Ambiental-Sustentable.

Fuente: canalazul24.com