► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

sábado, 11 de junio de 2011

Objetivo pobreza cero

Print Friendly and PDFPor Guillermo Villarreal

E l objetivo del milenio pobreza cero está lejos de alcanzarse, por eso la Iglesia Católica insiste en que hay que convertir en política de Estado la lucha contra este flagelo que, según advirtieron los obispos, todavía afecta a millones de argentinos.


Los referentes eclesiásticos consideraron que es posible erradicar la pobreza extrema de cara al 2015, tal el compromiso asumido ante Naciones Unidas, e inclusive la indigencia en un período más corto.

Pero para lograrlo, advirtieron, hace falta tomar conciencia de que las carencias sociales no son un designio inevitable y también de que “todos” tienen que hacer algo, cada uno según su lugar y su función en la sociedad.

Los obispos lamentaron, sin embargo, que esta problemática “fundamental” de la realidad argentina esté ausente en las plataformas electorales, por cierto escasas o nulas, de los candidatos a la presidencia.

“Ninguno se jugó a una expresión tan fuerte y comprometida como pobreza cero, pero todavía están a tiempo de incorporarla a sus planes de gobierno”, dijo el titular de Cáritas Argentina, monseñor Fernando Bargalló.

Los referentes eclesiásticos destacaron, sin embargo, el crecimiento económico y el “éxito” de algunos programas sociales de la administración kirchnerista, en particular la ampliación de la Asignación Universal por Hijo a las mujeres embarazadas.

No obstante, reiteraron que lo hecho “no es suficiente” y reclamaron medidas que garanticen y “aceleren” la inclusión de todos los ciudadanos y una mayor equidad.

En tanto, el titular de la Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, fue más lejos todavía al considerar que el próximo gobierno debe realizar “un reordenamiento” de los planes sociales, para terminar con aquellos que a su entender “alimentan la burocracia”.

“Es muy difícil combatir la pobreza mientras se divide al país entre réprobos y elegidos. Tiene que haber un punto de perdón”, reclamó el lunes durante un foro-almuerzo organizado por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (AC_De).

“Muchas de las cuestiones de la pobreza tienen que ver con la marcha de la sociedad, por ello hay que cambiar el espíritu de confrontación por otro de diálogo”, sugirió.

Esta falta de consensos denunciada por Casaretto ya se hizo evidente en marzo pasado, cuando fracasó la firma del documento “La pobreza: un problema de todos”, promovido desde la Iglesia, por la deserción de la UIA, las dudas de los banqueros y el rechazo de la CGT y la CTA.

Las demandas eclesiásticas por la situación de exclusión social de millones de argentinos se renovaron esta semana en el marco de la convocatoria a la colecta anual de Cáritas Argentina, por realizarse este fin de semana con el lema “Pobreza cero. Compromiso de todos”.

En este contexto, los obispos hicieron notar otra vez las diferencias entre las estadísticas oficiales del Indec y los sondeos del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Mientras que el organismo intervenido por la administración kirchnerista posicionó la pobreza en el 9,9 por ciento y la indigencia en el 2,5 por ciento para el último trimestre de 2010, la UCA advirtió que la pobreza llegó al 29,6 por ciento y la indigencia alcanza el 10,9 por ciento en igual período.l

Fuente: elliberal.com.ar