► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

sábado, 4 de junio de 2011

La salud es sólo para pocas

ImprimirPor Paula Bertol - Diputada Nacional - PRO

La condición de nuestros pueblos originarios es alarmante: 600.329 personas en Argentina se autoreconocen como indígenas, pero casi un cuarto de sus hogares (23.5%) no cuentan con las necesidades básicas cubiertas.
Esta situación, sumada a las enfermedades y desnutrición de niños, refleja la falta de una política pública efectiva.
No es por falta de leyes que nuestras comunidades autóctonas carecen de derechos reales. La ley N º 23.302 declara de interés nacional la atención y apoyo a los aborígenes existentes en el país. Además, en su artículo 18 trata sobre prevención y salud. ¿Cómo se explica, entonces, que según la Cooperadora para la Nutrición Infantil (Conin) las comunidades indígenas figuren entre las más afectadas de las 2.100.000 personas que no tienen garantizado el acceso a una alimentación diaria? ¿Cómo se explican las dificultades de nuestros pueblos autóctonos en adquirir su DNI? ¿Por qué debe ocuparse la cantante Patricia Sosa de ayudar a los tobas? ¿Dónde está el gobierno nacional o los gobiernos provinciales? Los derechos humanos de nuestras comunidades indígenas y, en especial el derecho a la salud de las mujeres y niñas , brillan por su ausencia. Los reclamos hechos por organismos internacionales y las denuncias de diversas organizaciones civiles indican que hay un gran porcentaje de cáncer de cuello de útero, enfermedades venéreas, embarazos de adolescentes y mortalidad infantil . Todo a causa de la falta de atención o atención tardía, situación inconcebible en una sociedad inclusiva.
Estos datos demuestran que nos encontramos frente a casos de discriminación no sólo de etnia, sino también de género.
Demos visibilidad a quienes invisibilizamos por desidia y por irresponsabilidad. Hagamos lo que debemos hacer: ocuparnos de las más desprotegidas. Construyamos redes que las sostengan y contengan.
Que la salud no sea un privilegio, sino un derecho de todas las mujeres.
Que no sea una simple exclamación en los actos de la Presidenta y que cuando diga “todas” realmente incluya a todas las mujeres argentinas.

Fuente: clarin.com.ar