► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

domingo, 22 de mayo de 2011

Useful Democracy o Democracia Útil

ImprimirSi una democracia y nuestros gobernantes son lentos o tienen una habilidad para la reacción lenta, se vuelven inútiles, o incluso peor, acaban convirtiéndose en una carga para toda la sociedad y los países de su entorno.
En situaciones como las que ciudadanos luchas contra dictadores o durante desastres naturales, cada gobierno debe reaccionar rápido, la rapidez salva vidas, y en esos casos la falta de decisiones o la tibieza de las tomadas pueden causar un enorme daño a la población. Cuando esas desgracias ocurre, la eficacia de la comunidad internacional se nos muestra, queda claro cómo se está actuando, si se hace bien o si no se está realizando acertadamente. En estos casos no hay necesidad de medir los recursos empleados, la eficiencia queda en un segundo plano.
Hay otras situaciones comunes en las vivencias en que los ciudadanos van más rápido que sus gobiernos, en algún o en todos los aspectos, cuando esto sucede es el propio gobierno el que se convierte en un problema, esa es la razón por la que deberíamos otorgar a nuestro sistema democrático nuevos caminos para mejorar la velocidad de reacción sobre nuestras solicitudes y demandas, cambiando la funcionalidad para que nuestros gobernantes sean capaces de seguir a nuestra sociedad.
Muchas iniciativas están emergiendo sobre Gobierno Abierto y Gobierno 2.0, tenemos las aptitudes y las tecnologia necesaria para traer estas herramientas a un nivel de trabajo satisfactorio en nuestros días. Necesitábamos alcanzar el estándar actual de comunicaciones entre personas, necesitábamos internet y las redes sociales previamente a creer que esto puede ser posible y aún más demandar esta evolución a nuestros gobernantes.
Las herramientas están siendo desarrolladas, los ciudadanos están dándose cuenta de su poder basado en las redes sociales, ha sido probado la fuerza de los ciudadanos en los recientes gobiernos o dictadores derrocados, también en mostrar al mundo sus necesidades de forma que la población mundial era capaz de ayudar. Ahora tenemos la necesidad de trabajar en las tareas diarias entre los ciudadanos y la administración, necesitamos trabajar en la eficiencia de nuestras actividades.
Las democracias globales necesitan darse cuenta de que hay que mejorar las formas en que se escuchan los deseos de los ciudadanos, necesitan legislar tan pronto como las nuevas situaciones aparecen, y sobre todo, los ciudadanos necesitan tener una administración que les facilite y les provea de procedimientos sin esfuerzo, añadiendo valor a cualquier proceso civil o legal entre los ciudadanos y sus respectivas administraciones. Siendo claro y fluido, en vez de constreñido y dificultoso, puede convertir el curso de todos los procesos en algo no caro, rápido y cómodo. De otra forma los ciudadanos van a desperdiciar su tiempo y recursos, humanos y materiales, convirtiéndose la administración en un obstáculo para emprender iniciativas y bienestar.
Cualquiera que como ciudadano tenga que realizar alguna gestión con la administración, debería ser capaz de encontrar todas las facilidades y herramientas posibles por parte de la administración de la misma forma que las encontramos en los servicios privados. Dando de alta una nueva empresa, contratando trabajadores, pagando tasas o impuestos, solicitando licencias y cualquier otro recurso o servicio ofrecido por las autoridades públicas deberían ser realizables en un único paso, en un único sitio online y sin necesidad de ningún esfuerzo. Las compañías privadas ya ofrecen servicios parecidos y ejemplos se encuentran cotidianamente navegando por internet, son gratuitos, fáciles de manejar, inmediatos, y aún más, incluso en algunas ocasiones producen beneficios sin que los usuarios tengan que pagar por los servicios recibidos.
La gran cantidad de tiempo humano y ahorro de recursos que se obtienen por desarrollar estas iniciativas de Gobierno 2.0 hace que valga la pena todo el dinero invertido por nuestra administración.

Fuente: osdemocracy.com