► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

sábado, 14 de mayo de 2011

¿Qué es la Justicia Social?

ImprimirPor José Yorg, el cooperario.

Iniciemos nuestra exposición con otra pregunta: ¿Podríamos desarrollarnos en sociedades adversas?
Se alude constantemente a que la crisis económica es la causa fundamental que impide un bienestar general de la población, y la verdad sea honrada, está enunciación me tiene aburrido.
Desde ya que los poderosos económicamente y los políticos están exentos de la problemática que significa tratar de desarrollarse en sociedades adversas ,entendiendo tales adversidades como los obstáculos a enfrentar para tratar de estudiar, trabajar, producir, ejercer profesiones, entre otras.
En estos tiempos de muchas manifestaciones en las calles y rutas por parte de diversos sectores de la sociedad, muchos de ellos exclaman que el origen de sus penurias proviene de la falta de justicia social…Pero, ¿Qué es la Justicia Social?
Una fuente de inexcusable consulta-a mi modesto e interesado entender-lo constituye la Constitución Argentina sancionada el 11 de marzo de 1949 para ilustrarnos y conocer la visión política del gobierno de aquel entonces hacia la clase trabajadora.
Se asimiló en el articulo Nº 37-punto 6 los términos de justicia social al de bienestar que lo impulsó con vigor necesario para su aplicación en un extenso y rico territorio el derecho de los trabajadores a tener: “posibilidades de disponer de vivienda, indumentaria y alimentación adecuadas; de satisfacer sin angustias las necesidades de cada persona y de su familia, de forma que le permita trabajar con satisfacciones, descansar libre de preocupaciones y gozar mesuradamente de expansiones espirituales y materiales”.
La Justicia Social responde entonces políticamente e “impone la necesidad social de elevar el nivel de vida y de trabajo con los recursos directos e indirectos que permita el desenvolvimiento económico”.
Encontramos en esta Constitución, y de manera tajante, un pensamiento y acción dirigido al bienestar general de la población, puesto que coloca a funcionar la capacidad intelectual, doctrinaria y la ciencia económica a tales propósitos.
La necesidad de establecer desde el Estado la justicia social surge, sin dudas, por las calamidades a las que se ven expuestas a sufrir las mayorías en razón a la desigualdad existentes y que en tales condiciones no es posible desarrollar talentos que llevan en sí, puesto que miles de geniales abogados, médicos, científicos, simplemente no nacen porque carecen de las oportunidades imperiosas que lo hagan posible.
La justicia social es la antítesis de la explotación social.
Pero resulta que existe el “Día Internacional por la Justicia Social”, promovido por la ONU y aprobado en su Resolución A/62/L.15 del 2007, en la que se fija la fecha de 20 de febrero “como un día especial en el que los Estados Miembros deben dedicar esta fecha a promover a nivel nacional, actividades concretas que se ajusten a los objetivos y las metas de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social”. No basta naturalmente un día, ¡debe ser todos los días!
Recuerdo ahora al deslizar estas líneas lo que me decía un amigo al visitar mi morada enclavada en un barrio marginal de Formosa-Argentina: ¿cómo podrías desarrollar tu personalidad en un ambiente como éste? Respondía con firmeza: luchando y construyendo.
Y es que el capitalismo empuja a la gran mayoría a la lucha por la vida, en cambio, el cooperativismo plantea construcción de vida digna a partir del esfuerzo propio y la ayuda mutua.
Las bestias salvajes se ven compelidas a enfrentarse para alimentarse y sobrevivir, el ser humano, a su modo, se enfrenta a la lucha diaria para sobrevivir a causa de un ambiente desigual creado por otros hombres de manera artificial, instaurando así la explotación social.
La justicia social es el horizonte a seguir, es el arco iris después de la feroz tormenta, es el reencuentro del hombre con su verdadera dimensión humana y cooperativa, es el mundo de la conservación de la especie humana con métodos equitativos y armónicos. ¡Debiéramos, entonces y con premura, ponernos en marcha hacia ella, hacia la justicia social!
¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!
Fuete: centrocultural.coop