► Bienvenido a nuestro sitio web, esperemos te guste y nos visites recurrentemente ◄
La pàgina se està cargando...

domingo, 10 de abril de 2011

Cómo funcionarán los batallones para niños-soldados de Venezuela

Imprimir
Por Facundo F. Barrio

Si no se producen cambios, los alumnos de escuelas primarias recibirán Educación para la Defensa Integral. Los docentes serán miembros de las milicias bolivarianas.

Geografía, Matemática, Lengua, Historia... y “Educación para la Defensa Integral”. El gobierno de Hugo Chávez decretó que los niños venezolanos recibirán instrucción militar en las escuelas primarias. El dictado de la “materia” no estará a cargo de docentes, ni tampoco de soldados profesionales. “El entrenamiento y la organización para la defensa de la nación” en los colegios serán atributos exclusivos de las milicias bolivarianas, los aguerridos cuerpos de ciudadanos en armas que Chávez creó para servirle a su revolución.

La polémica llegó de la mano de la Resolución 0172621 del Ministerio de Defensa, publicada en la Gaceta Oficial el 24 de marzo. Allí se establece que la nueva currícula se implementará “como eje integrador en los subsistemas de educación básica y universitaria”, y que “la Milicia Bolivariana elaborará los programas y planes educativos”. La preocupación de padres y maestros es que la norma sea la llave para que las milicias lleven a las aulas los rigurosos métodos castrenses que aplican en sus campos de entrenamiento.
“Esto no se vio jamás en Venezuela, ni siquiera en los liceos militares más estrictos y verticalistas se practicó algo así. Lo que pretende el oficialismo es militarizar las escuelas y formar niños-soldados al servicio del gobierno”, dijo a PERFIL Rocío San Miguel, directora de Control Ciudadano, una ONG que lucha por la supervisión civil de las fuerzas de seguridad. La doctrina guerrera que practican los milicianos en el litoral caraqueño y otras regiones no sería la más adecuada para chicos de entre 6 y 12 años.
Una investigación de mayo de 2010, cuyas imágenes ilustran esta nota, reveló en qué consisten exactamente esas prácticas. Dos periodistas de la agencia AP se internaron varios días en un campo de las milicias bolivarianas en las afueras de la ciudad de Charavalle. Allí registraron cómo amas de casa, jóvenes, jubilados y empleados estatales aprendían a disparar fusiles FAL, a arrastrarse bajo alambres de púa o a camuflarse con barro y hierba seca para lanzar ataques sorpresa en la selva.
Todo, al grito de “¡Maten a esos gringos!”. Se los instruía, incluso, en la “guerra asimétrica”, una hipótesis de conflicto similar a las de Irak o Afganistán que implica el uso de tácticas no convencionales para resistir a fuerzas de ocupación. Aunque Venezuela no tiene tradición bélica, tres días antes de promulgar la Educación para la Defensa Integral, el gobierno habilitó a las milicias bolivarianas a cambiar armas de fogueo por rifles reales y a comandar tropas.
Ante la lluvia de críticas por la posibilidad de que esos batallones den cátedra en las primarias, el ministro de Defensa amagó el miércoles con retrocedero. “Las milicias no irán a las escuelas. Si hay que corregir, corregimos. La ministra de Educación tiene otra propuesta”, aseguró Carlos Mata Figueroa. La Resolución indica, sin embargo, que “entra en vigencia a partir de su publicación en la Gaceta Oficial”. Hasta hoy no se modificó ni una coma de la ley.

Fuente: diarioperfil.com.ar